FANDOM


Garacad es la puerta al brazo del Este y como tal, sus ciudades han vivido del comercio (desde especies a esclavos) desde épocas antiguas. Sin embargo, antes de la guerra del Beso, las tierras eran una rica fuente de recursos alimenticios y caballos.

Historia. Editar

Antes de la llegada de los hombres del mar, Garacad era parte de Ulaan-Batoor y vivió una gran prosperidad hasta el ataque de los bárbaros que dividió el reino. Cuando esto sucedió, se volvió parte de la recién formada Batoor y, mientras resistía los embates bárbaros, fue invadida por el sur por los hombres del Mar.

Esto llevó a que el territorio, antaño prospero, pasara a ser un lugar desolado por la guerra. Cuando murió el Salvador, Roudas asumió el control de las tierras de Garacad y expulsó a sus antiguos camaradas de Garacad, sin “enemigos” cerca, se dedicó a reconstruir esta tierra y se preocupó por aumentar el número de ciudades; aunque muchas de ellas quedaron deshabitadas tiempo después.

Luego de la Guerra del Beso, todo lo trabajado por Roudas quedó en el olvido, el territorio no solo quedó árido sino también desorganizado. Según cuentan las leyendas, cuando la anarquía reinaba en Garacad, un hombre apareció desde el recién formado desierto y dijo ser un enviado del Sol y, poco a poco, comenzó a traer orden desde la ciudad que fundó Kur’Sharjah.

Los oradores garaquiences cuentan que, al momento de fundar la ciudad, el suelo alrededor de esta se volvió verde y se produjo una laguna cerca de la casa del hombre del desierto, ahora llamado sultán (En garad: enviado del sol). Poco a poco, más gente comenzó a acercarse a este nuevo oasis en la mitad del desierto garaquience y, con ellos, nuevas ofrendas para el Sultán Yamazah con las cuales construyó su palacio, la llamada perla blanca.

Pasaron generaciones hasta que Garacad fuera unificada, y fueron los descendientes de Yamazah los que llevaron esta difícil tarea, agrupándose en la dinastía de los Al Yamazah (En garad: hijos de Yamazah). Si bien había que hacer frente a las invasiones onderzonianas, el territorio interno ya estaba unificado; aunque también la pobreza rondaba por todas las ciudades y los nómadas no obedecían directamente a la autoridad central.

Religión. Editar

Es así que los sultanes fueron adorados por los garaquiences, ya que trajeron estabilidad a un territorio que históricamente había sufrido por las guerras. Además, según cuentan los cronistas, el sultán tenía el favor del sol y, por tanto, con un permiso del había personas que eran capaces de realizar sortilegios de fuego. De esta forma, los usuarios arcanos, no eran más que favorecidos del sultán de turno, quien les dejaba estudiar siempre y cuando ayudasen en las labores de su corte.

Sin embargo, y debido a sucesos ocurridos de manera muy reciente (20 años), surgió un sujeto que afirmaba ser un enviado del sol y poco a poco comenzó a socavar la fe en el sultán. Esto se debió gracias a su gran carisma y, además, porque dicen que el paró un ataque bárbaro en Nodesh, ciudad que llevaba 3 días asediada.

Actualidad Editar

Además, se dice que Mahad (el profeta de unos y el hereje de otros) fue el que produjo el atentado en la perla blanca en el cual murió el sultán y, por tanto, dio inicio a la Guerra Civil Garaquience. La cual los seguidores del sultán quedaron relegados al control de Nippur (Capital provisoria), Jizán (ahora puerto de Flaria) y la mitad de Raboos (En disputa) al mando del Califa Yared Nigtruad, padre de la última esposa del Sultán: Arya. Por otro lado, los Solaris (o seguidores del sol) controlan la capital Kur’Sharjah, Nodesh, Medín, Yinvín y la mitad de Raboos; recientemente intentaron conquistar Jizán aunque fueron detenidos por las armas flariences, la ferocidad de los jenízaros y los aventureros de la crónica la travesía. Durante el desarrollo de dicha crónica, estos aventureros escoltaron a Arya Nigtraud, la única que podría recuperar el poder del Sultán, pues es la esposa legitima.

Cultura y sociedad Editar

Por lo general la cultura garaquience es muy estratificada socialmente, siendo muy raro los ascensos sociales. Cada clase (o barrio) tiene una identidad muy definida; por ejemplo la mayoría de los barrios bajos son ladrones y embaucadores, mientras que los barrios medios se acostumbra ver comerciantes y artesanos; muy por el contrario, los barrios altos, son nobles muy lujosos que poseen una gran cantidad de bienes y dineros.

También las armas dan cuenta del estatus de un guerrero, generando una especie de clase social marcial. En orden de más reputación a menor reputación sería:

  1. Lanza (alabarda en algunas zonas).
  2. Alabarda (lanza en algunas zonas).
  3. Falcón/cimitarra a dos manos (Las espadas tienen esta forma).
  4. Cimitarras.
  5. Kilik/daga.
  6. Arco y sus variantes.
  7. Maza o martillo.
  8. Hacha y sus variantes.

Entre más similar el arma es a un rayo de sol más reputación da el arma, mientras que entre más similar es a un arma usada por los bárbaros más infamia da.

Garacad Desencadenado. Editar

Mantienen muchas cosas del unificado, salvo que la existencia de razas es más común, aunque puede pasar lo siguiente:

  • Si es Orco suele  ser mal visto

pues se les asocia a los bárbaros o a esclavos.

  • Los Humanos son la mayoría de la sociedad, por lo que su trato

dependerá de la clase social.

  • Los Elfos dependerán de que tipo sean. Los oscuros (no confundir con los drows) son tratados como comerciantes y alquimistas, los del bosque (o de las praderas) son raros de ver y se les suele tratar como extranjeros e inocentes, los altos elfos son tratados bien desde el punto de vista nobiliario, pues implica poder y buenos tratos comerciales, suelen ser vistos en cortes nobles como consejeros.
  • Los dorws son comunes en los barrios bajos o en el subterfugio, suelen ser los usuarios arcanos o vinculados a las mafias.
  • Los enanos son muy poco comunes, pues en Garacad no hay muchas montañas, sin embargo hay algunos que se desempeñan como herreros, comerciantes y mineros.
  • Los gnomos se suelen ver como compañeros de enanos o elfos oscuros, aunque también son dueños de tiendas. No hay una mayor discriminación.
  • Los medianos viven en las ciudades o como viajeros, no son mal vistos.
  • Los tifling, son pésimamente vistos, suelen desconfiar hasta la gente de los bajos mundos. Sin embargo, allí es donde más se les puede ver.

Por otro lado, y en lo referente a lo arcano, si el usuario mágico tiene permiso del sultán no habrá problema; sino deberá dedicarse a la clandestinidad. Ahora bien, durante la guerra es más difícil fiscalizar. También, es importante saber que la magia de fuego es la mejor vista.